LLega la fase 1

27/05/2020

 A partir del lunes 25 de mayo, los establecimientos de restauración de Barcelona pueden reabrir las terrazas limitando al 50% el número de mesas teniendo en cuenta la cifra de mesas permitida del año anterior en base a la correspondiente licencia municipal. En la nueva fase 1, se sigue permitiendo la recogida de productos en los comercios y de comer en los bares y restaurantes de la ciudad, pero no su consumo en el interior. En cuanto al comercio, el cambio de fase no supondrá ninguna variación respecto a la fase 0 avanzada. La entrada en vigor de la fase 1 del "Plan para la transición hacia una nueva normalidad" diseñado por el Ministerio de Sanidad incluye diversas acciones y medidas dirigidas al tejido comercial de proximidad, que modifican algunas de las acciones decretadas el pasado 18 de mayo, durante la fase 0 avanzada. Con el objetivo de seguir caminando hacia el retorno a la nueva normalidad, el gobierno español ha publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una serie de medidas pensadas para que se continúen aplicando en tiendas y locales de la ciudad y en aquellos establecimientos de restauración que quieran poner en marcha su servicio de terraza, una de las novedades que conlleva la fase 1. Se puede consultar un resumen de las medidas en formato visual aquí.

COMERCIO

Qué comercios pueden abrir durante la fase 1?

Los criterios son los mismos que ya se aplicaban durante la fase 0 avanzada. En primer lugar, a partir del 25 de mayo, pueden seguir abriendo al público todos los establecimientos y locales comerciales de menos de 400 metros cuadrados de superficie que tuvieron que bajar la persiana el pasado 14 de marzo, a raíz de la publicación del Real decreto 463/2020 que declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de la crisis sanitaria de la Covidien-19. Esta medida no ha variado respecto de la fase 0 avanzada.

Asimismo, también pueden estar abiertos los establecimientos y locales comerciales que tengan más de 400 metros cuadrados de superficie, si limitan el espacio de venta al público y de exposición a menos de 400 metros cuadrados y si tienen un acceso directo e independiente desde la vía pública. Del mismo modo, pueden continuar con la persiana levantada aquellos establecimientos considerados de primera necesidad y que ya abrieron durante la fase dura del confinamiento.

La fase 1 también sigue permitiendo la apertura de los concesionarios de automoción, las estaciones de inspección técnica de vehículos y los centros de jardinería o viveros de plantas siempre que apliquen un sistema de cita previa, independientemente de cuál sea la superficie útil de exposición y venta. Además, las administraciones de lotería pueden seguir abriendo, excepto las que se encuentren dentro de un centro comercial.

Ahora bien, al igual que ocurría en la fase 0 y 0 avanzada, aunque no pueden levantar la persiana los comercios y servicios que formen parte de un centro comercial, a excepción de aquellos que cuenten con acceso directo e independiente desde el exterior del parque o centro comercial.

 ¿Qué requisitos deben cumplirse para abrir durante la fase 1?

Los comercios de Barcelona que reabran al público deben cumplir una serie de medidas, detalladas en el BOE por el gobierno español, y que son también las mismas que ya se aplicaban a raíz de la entrada de Barcelona en la fase 0 avanzada. Así, no es necesario que el comercio atienda la ciudadanía con un sistema de citas previas. Aún así, hay que reducir a un 30% del aforo del local para garantizar en todo momento una distancia mínima de dos metros entre los clientes. Si esto no fuera posible, hay que regular la entrada al establecimiento para que sólo haya un cliente por establecimiento. En caso de que el establecimiento tenga dos plantas o más, el aforo del 30% se debe tener en cuenta planta por planta. Durante la fase 1 se sigue permitiendo que los establecimientos abiertos puedan poner en marcha sistemas de recogida de productos en el mismo local. Sin embargo, es necesario que la tienda garantice las entregas de una forma escalonada para evitar aglomeraciones en el interior del local o los accesos. Al igual que ocurría durante la fase 0 avanzada, tampoco se permite crear ni utilizar ningún tipo de zona de espera en el interior del establecimiento. Las tiendas también deben cumplir con un horario de atención preferente para personas mayores de 65 años, que se ha de hacer coincidir con las franjas horarias que tiene este colectivo para hacer paseos y actividad física: de 10 a 12 del mañana y de 7 a 8 de la tarde. Además, hay que tener en cuenta que, si se llevan a cabo acciones comerciales o de promoción, se deben tomar medidas para evitar las aglomeraciones. ¿Qué dice la fase 1 sobre la regulación de los aforos? Como ya hemos explicado, la entrada en la fase 1 sigue conllevando la necesidad de reducir a un 30% del aforo de los locales comerciales y de servicios para garantizar en todo momento una distancia mínima de dos metros entre los clientes. Si esto no fuera posible, hay que regular la entrada al establecimiento para que sólo haya un cliente por establecimiento. En caso de que el establecimiento tenga dos plantas o más, el aforo del 30% se debe tener en cuenta planta por planta.

Durante la fase 1 se sigue permitiendo que los establecimientos abiertos puedan poner en marcha sistemas de recogida de productos en el mismo local. Sin embargo, es necesario que la tienda garantice las entregas de una forma escalonada para evitar aglomeraciones en el interior del local o los accesos. Al igual que ocurría durante la fase 0 avanzada, tampoco se permite crear ni utilizar ningún tipo de zona de espera en el interior del establecimiento. Las tiendas también deben cumplir con un horario de atención preferente para personas mayores de 65 años, que se ha de hacer coincidir con las franjas horarias que tiene este colectivo para hacer paseos y actividad física: de 10 a 12 del mañana y de 7 a 8 de la tarde. Además, hay que tener en cuenta que, si se llevan a cabo acciones comerciales o de promoción, se deben tomar medidas para evitar las aglomeraciones. ¿Qué dice la fase 1 sobre la regulación de los aforos? Como ya hemos explicado, la entrada en la fase 1 sigue conllevando la necesidad de reducir a un 30% del aforo de los locales comerciales y de servicios para garantizar en todo momento una distancia mínima de dos metros entre los clientes. Si esto no fuera posible, hay que regular la entrada al establecimiento para que sólo haya un cliente por establecimiento. En caso de que el establecimiento tenga dos plantas o más, el aforo del 30% se debe tener en cuenta planta por planta. En esta fase, es obligatorio indicar el aforo máximo del local y de asegurar su cumplimiento en todo momento. También es obligatorio establecer sistemas de recuento y control del aforo, de forma que no se supere en ningún momento, incluyendo los mismos trabajadores. Además, con respecto a la circulación de personas dentro del local y la distribución de espacios, se modificarán con el objetivo de garantizar las distancias de seguridad interpersonal exigidas en cada momento por el Ministerio de Sanidad. En el caso de aquellos establecimientos comerciales que dispongan de aparcamiento propio para empleados y clientes, si el acceso a las instalaciones no se puede regular de manera automática y sin contacto, es necesario aplicar un control manual y continuado por parte del personal de seguridad.

¿Qué medidas de higiene deben aplicar los comercios?

El comercio de proximidad que opte por reabrir durante la fase 1 también tiene la obligación de aplicar diversas medidas de carácter higiénico para garantizar la seguridad sanitaria de la clientela y de su personal. En primer lugar, es necesario que se realicen tareas de limpieza y desinfección global de las instalaciones al menos 2 veces al día.

Además, la tienda tiene que prestar una atención especial a las superficies de contacto más frecuentes para asegurar su constantemente la desinfección. Son ejemplos los pomos de las puertas, los mostradores, los muebles del local, los pasamanos, las máquinas dispensadoras, el suelo, los teléfonos, las perchas, los carros o las cestas, los grifos y otros elementos similares.

Una de las limpiezas debe hacerse obligatoriamente cuando termina el horario de apertura al público. Para llevar a cabo las diversas desinfecciones, se utilizarán desinfectantes como diluciones de lejía con cantidades 1:50 ó cualquiera de los desinfectantes comercializados y autorizados por el Ministerio de Sanidad que tengan un efecto viricida. Después de cada desinfección, el material que se haya usado se debe eliminar de forma segura y, posteriormente, lavarse las manos.

Para facilitar las tareas de limpieza, el BOE especifica que se podrá hacer una pausa a lo largo de la jornada -preferiblemente al mediodía- para dedicarse a las tareas de mantenimiento, limpieza y reposición. El nuevo horario deberá estar especificado en un lugar visible.

Si el establecimiento comercial tiene más de una persona trabajadora que atiende al público, las medidas de limpieza también se deberán aplicar en las zonas privadas de personal como los vestuarios, las taquillas, los servicios, las cocinas y las áreas de descanso. Además, los uniformes y la ropa de trabajo se deben lavar entre 60 y 90 grados y deben ventilar correctamente los locales.

En cuanto al uso de los servicios, sólo pueden ser utilizados por el personal y no por la clientela. En caso de que sea una situación extraordinaria, es necesario que el servicio se desinfecte después de su uso. Las papeleras deben tener un soporte de activación por pedal y deben ser limpiadas a menudo: al menos, una vez al día.

En cuanto a la venta automática a través de máquinas de vending, lavanderías de autoservicio y similares, el titular debe asegurar el cumplimiento de las medidas de higiene y desinfección adecuadas tanto de las máquinas como de los locales, e informar a los usuarios del correcto uso mediante carteles informativos. Además, con respecto a los establecimientos comerciales que tengan ascensores o montacargas, debe limitarse el uso al mínimo imprescindible, y establecer una ocupación máxima de una persona (excepto si se puede garantizar una separación de dos metros, o para aquellas personas que necesiten asistencia). ¿Qué medidas de prevención de riesgo deben aplicar los comercios para proteger al personal? En primer lugar, el BOE recuerda que, tal como ya ocurría durante la fase 0 avanzada, no pueden incorporarse a los puestos de trabajo aquellos trabajadores que estén en aislamiento domiciliario porque han sido diagnosticados con la Covidien-19 o de alguno de los síntomas compatibles . Aquellos que no hayan tenido síntomas pero que estén en cuarentena por haber tenido contacto con una persona con indicios o diagnóstico de Covidien-19 tampoco pueden reincorporarse. El titular del negocio debe asegurarse de que todo el personal cuente con equipos de protección individual adecuados a sus tareas y proporcionarles geles hidroalcohólicos o agua y jabón. Si no se puede garantizar la distancia de dos metros durante la jornada, hay que facilitarles obligatoriamente mascarillas e información sobre el correcto uso de los equipos de protección.

En cuanto a las peluquerías, centros de estética o fisioterapia, se debe utilizar el equipo de protección individual oportuno que asegure la protección tanto del trabajador como del cliente, y se asegurará siempre el mantenimiento de la distancia de dos metros entre clientes.

El fichaje mediante huella digital debe sustituirse por cualquier otro sistema de control horario que garantice las medidas higiénicas adecuadas. En caso de que no sea posible, es necesario desinfectar el dispositivo de fichaje antes y después de cada uso.

La disposición de los puestos de trabajo y la organización de los turnos debe adaptarse para garantizar siempre la posibilidad de mantener la distancia de seguridad interpersonal mínima de dos metros entre trabajadores. La responsabilidad recae sobre el titular de la actividad económica o la persona a quien se delegue estas funciones. La distancia de seguridad también se deberá cumplir los vestuarios, las taquillas y los servicios del personal.

¿Qué medidas de protección debe adoptar el comercio para proteger a los clientes?

Deben velar por que los clientes sólo estén al establecimiento el tiempo imprescindible para comprar o recibir el servicio. También hay que señalar de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre clientes, con marcas en el suelo o carteles, por ejemplo.

Los establecimientos deben poner a disposición de la clientela dispensadores de geles hidroalcohólicos con actividad viricida autorizados por el Ministerio de Sanidad del gobierno español. Se deben colocar los accesos del local. Además, los establecimientos que tengan zonas de autoservicio, debe ser el trabajador del comercio quien manipule los productos. Del mismo modo, no se pueden poner a disposición de los clientes productos de prueba.

En cuanto al comercio dedicado a la venta de prendas de ropa o similares, el establecimiento debe implementar medidas para que la pieza sea higienizada antes de ser facilitada a los clientes. Los probadores deberán utilizarse sólo para una persona y deberán ser desinfectados y limpiados después de cada uso.

 

HOSTELERÍA Y RESTAURACIÓN

 En el caso de la hostelería y la restauración, qué efectos tiene la fase 1?

Una de las principales novedades de la fase 1 es la autorización para la apertura de las terrazas de los establecimientos de restauración. Sin embargo, se debe establecer un límite del 50% de las mesas permitidas respecto al año inmediatamente anterior de acuerdo con la correspondiente licencia municipal y hay que asegurarse de que se mantenga distancia social de mínimo dos metros entre tablas o agrupaciones de tablas.

 En las tablas o agrupaciones de tablas puede haber un máximo de 10 personas. Las tablas o agrupaciones de tablas deberán guardar relación según el número de personas, permitiendo que se respete la distancia de seguridad.

El consumo en el interior de los locales está prohibido, pero pueden hacerse servicios de entrega a domicilio y mediante la recogida de pedidos por los clientes a los mismos establecimientos. Además, con respecto a las entregas a domicilio, es necesario que el establecimiento prepare un sistema de reparto preferente para las personas mayores de 65 años, personas dependientes u otros colectivos vulnerables. Hay que evitar siempre aglomeraciones para recoger los pedidos tanto en los accesos como en el interior de los locales.

 

¿Qué medidas de higiene y de prevención a aplicar en las terrazas?

Hay que limpiar y desinfectar el equipamiento de la terraza entre cliente y cliente. Además, el BOE también especifica que se debe priorizar la utilización de manteles desechables o bien cambiarlas después de cada servicio. También es necesario poner a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos con actividad viricida autorizados por el Ministerio de Sanidad.

A la hora de hacer el pago, se debe fomentar el uso de la tarjeta o bien de medios que eviten el contacto físico. Además, hay que limpiar y desinfectar el datáfono después de cada uso.

Las cartas gastronómicas de uso común quedan prohibidas y los elementos auxiliares del servicio como la vajilla, la cristalería, la cubertería o el mantel se almacenarán en recintos cerrados. Del mismo modo, es obligatorio eliminar los productos de autoservicio como los dispensadores de servilletas, de palillos o las aceiteras. Se debe priorizar siempre el uso de paquetes monodosis.

En cuanto al uso del lavabo, se regulará la entrada para asegurar que sólo entra una persona a la vez. Sólo se permitirá la entrada de un acompañante en aquellos casos justificados. Los aseos se deben limpiar y desinfectar, como mínimo, seis veces al día. ¿Qué medidas de higiene y de prevención a aplicar para proteger a los trabajadores? El titular del negocio debe asegurarse de que todo el personal cuente con equipos de protección individual adecuados a sus tareas. Al menos, hay que proporcionarles mascarilla y geles hidroalcohólicos o jabón para las manos. Además, el personal recibirá formación e información sobre el correcto uso de los equipos de protección. Estas normas también son aplicables a los trabajadores de terceras empresas que presten servicios en el local con carácter habitual o de forma puntual. Durante la fase 1, también hay que modificar las condiciones de trabajo, en la medida necesaria, para garantizar el mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal mínima de dos metros entre trabajadores. Es responsable el titular de la actividad económica o la persona a quien se delegue la responsabilidad. Además, hay que habilitar un espacio para que el personal se cambie de ropa y calzado. Este espacio debe contar con taquillas o, como mínimo, un portatrajes o similar.

MERCADOS AL AIRE LIBRE Y DE VENTA NO SEDENTARIA

Con la entrada en vigor de la fase 1, en Barcelona pueden reabrir los mercados al aire libre o de venta no sedentaria en la vía pública. Preferentemente, pueden hacerlo los de productos alimenticios y de primera necesidad. Sin embargo, en todos los casos hay que hacerlo cumpliendo con el distanciamiento necesario entre personal, clientela y peatones, que debe ser de dos metros.

En el caso de los mercados al aire libre que se organizaban de forma habitual, su aforo se reduce hasta un tercio y sólo se permite la apertura de un 25% de las paradas autorizadas. Además, todos los mercados al aire libre o de venta no sedentaria en vía pública deben disponer de papeleras para depositar pañuelos y otros materiales de desecho. Estas papeleras deberán limpiarse mínimo una vez al día.